El Jagüel: liberaron al hombre acusado de violar a su hija

Tras haber sido detenido el domingo en Ezeiza, la Justicia liberó al vecino de El Jagüel que habría confesado a través de audios supuestos abusos a su hija.

Este martes por la noche, después de poco más de dos días detenido, Jorge Adrián Cardozo, vecino de El Jagüel acusado de abusar sexualmente de su hija de 6 años, quedó en libertad. Logró salir nuevamente a la calle debido a incompatibilidades judiciales, ya que el delito por el que se lo acusa no fue cometido en Esteban Echeverría, donde comenzó a ser investigado.

Fuentes judiciales confirmaron en exclusiva a El Diario Sur la liberación del presunto violador, que se dio a partir de que el Juzgado de Garantías determinara que la UFI N° 3 de Esteban Echeverría no tiene competencia sobre el caso, ya que la supuesta violación ocurrió en el partido de San Fernando, donde la víctima vive con su madre.

Es por eso que el expediente ya no estará en la fiscalía echeverriana, y deberá tomar intervención la dependencia judicial correspondiente en Zona Norte. La notoriedad que tomó el caso, sin embargo, generó comunicaciones entre autoridades de Esteban Echeverría y San Fernando para que se acelere el proceso judicial.

El entrevero judicial ya se había dado también en el comienzo de la causa, el jueves último, cuando Cardozo fue demorado luego de que sus vecinos intentaran lincharlo. Por entonces, la UFI N° 3 de Esteban Echeverría tomó el caso de oficio luego de que al expediente no se le diera curso en San Fernando. La causa se caratuló como «abuso sexual agravado por el vínculo y por acceso carnal».

¿Hay más víctimas?

Otro de los enigmas que envuelve al caso es la posibilidad de que haya más víctimas menores de edad.

En diálogo con Crónica TV, el vecino que le compró el celular al imputado dio detalles sobre lo que se encontró en el teléfono, que había sido entregado sin borrar fotos, videos, audios ni conversaciones de WhatsApp. Este smartphone todavía no habría llegado a manos de la Justicia para ser analizado y tomado como prueba.

«Miro en la galería y veo que le habían mandado una foto de una nena. Entonces entro al WhatsApp para ver quien le mandó eso, y tenía un contacto agendado como Nena. Ahí estaba toda la conversación de él pidiéndole fotos y videos a una nena de 9 o 10 años que no era su hija», precisó el testigo.

Según el relato del comprador del teléfono, de quien se resguarda su identidad, a este contacto agendado como Nena es también a quien fueron dirigidos los audios que se viralizaron, donde Jorge Cardozo relataría el abuso sexual a su hija.

Fuente: El Diario Sur.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 20 =