Lo intentó la NASA en los 70 y lo logró un mecánico de Monte Grande: un Renault 12 eléctrico

“Fue mi primer auto cuando tenía 17 años. Ahora, si no está en una exhibición, lo uso para hacer las compras”, dice el artífice de un modelo único

A Carlos Galinelli, un técnico mecánico de Monte Grande, en el partido de Esteban Echeverría,siempre le interesaron las innovaciones en el ámbito automovilístico.

Aprendió todo de su padre, pero quería ir más allá. A los 17 años tuvo su primer auto: un Renault 12 que lo sigue acompañando 17 años después. Pero ya no es igual.

«Hace cinco años me puse a ver un programa de televisión en el que unos estadounidenses armaban su propio auto eléctrico y me di cuenta que quería hacer lo mismo con el mío. A partir de ahí comencé a incursionar por mi cuenta, ver como podía modificar mi Renault. Terminé siendo pionero en la conversión de autos en la Argentina», cuenta Carlos.

Cuando empezó a investigar para ver cómo podría llevar a cabo su proyecto, en primera instancia se contacto con gente de Estados Unidos, pero cualquier proceso le resultaba demasiado costoso.

Tuvo que ampliar su espectro de posibilidades y terminó acudiendo a una empresa de Uruguay «que vende motores eléctricos fabricados en China«.

Manual en mano, siguiendo indicaciones que estaban en chino, traduciendo, fue avanzando. «Hice todo solo, en mi taller, con plata de mi bolsillo. Primero la parte mecánica y después la eléctrica, que es la que más cuesta. Tiene su propio chasis hecho a medida, y le modifiqué la suspensión», explica.

Tras un arduo trabajo, el prototipo quedó prácticamente terminado en 2018. «Pero toda la investigación y preparativos vienen de 2016. Hace dos años lo terminé y desde hace uno puedo decir que funciona como corresponde. Lo uso para eventos pero también cada tanto voy a hacer compras, a la panadería. No lo saco a cada rato. Los findes sí, en épocas normales salgo a dar vueltas con mi señora», cuenta.

Contra lo que se podría suponer, el vehículo no consume mucha electricidad. Lo carga en un toma de pared, como si fuera un teléfono celular XXL.

«Tiene un cargador inteligente no consume mucho de la red domiciliaria -dice el mecánico- ya que esta armado para que trabaje entre 110 y 220 voltios. Dependiendo del flujo de corriente, cargar completamente la batería tarda de cuatro a ocho horas».

La contracara es la autonomía, aunque para el uso que pretende darle el vecino no resulta un problema. «Puede recorrer entre 40 y 60 kilómetros porque la batería es de plomo ácido de ciclo profundo (con menos capacidad). No tiene un banco de litio como usan los autos TESLA y las otras empresas que están fabricando autos eléctricos: esas son similares a las de los celulares ya que duran todo el día», explica.

Comprar un banco de litio para poder andar más distancias sería ideal, «pero es muy costoso», se sincera Carlos.

Hace menos de un mes, otro Renault 12 eléctrico llamó la atención del mundo. Lo encontraron en un taller de Georgia, Estados Unidos, aunque todavía no está claro si funciona.

¿Cómo es esto? Es que a mediados de los 70, la NASA utilizó varias unidades como prototipos para investigar la posibilidad de reemplazar la nafta por electricidad.

El EVA Metro -uno de estos prototipos- fue testeado entre 1975 y 1976 por la agencia espacial estadounidense.

Las pruebas, que analizaban velocidades crucero, capacidad de aceleración y frenado entre otros aspectos, se hicieron en dos etapas: el primer año con un vehículo nuevo y el segundo, con uno que tenía 1.524 kilómetros de uso.

Lograron fabricar 14 autos hasta que el proyecto fue considerado inviable y se canceló. El de Georgia sería el tercero del que se conoce su paradero actual. Pero hay uno solo con la particularidad de no haber sido desarrollado por la NASA: el de Monte Grande.

«Me ha contactado gente para que les hiciera conversiones -cuenta el vecino-. Hace poco me habló un hombre de El Palomar. Pero aún es algo muy complejo, no solo se necesita plata sino también tiempo y que todo funcione correctamente. La instalación es complicada: lograr que calce el motor eléctrico donde había uno térmico. Son mundos diferentes». 

Fuente: Clarin Zonal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + 13 =